Refección

Refección (Refacción): Alimento para reparar las fuerzas.

Ven y recibe tu milagro!

Paseo Del Cristo #9 Dorado, Puerto Rico 00646

Para más información puede comunicarse al (787) 796-1837 ó entra a nuestra página de Facebook Centro Cristiano Bet-el Dorado.

Escribe Un Poema de Navidad con tu Familia

El mejor poema de navidad que puedes escribir es cuando compartes con tu familia y tus seres queridos.  Disfruta cada día junto a tu esposo(a) y tus hijos.  Comparte cada minuto con ellos y aprende a valorar el tiempo tan preciado que tienes junto a ellos.

Palabras de Aliento para los Enfermos

Estas palabras de aliento que le darán fortaleza y aumentarán la fe de aquellos que estén atravesando por alguna enfermedad.

NTV – Versión Nueva Traducción Viviente

Lucas 7:22 – Luego les dijo a los discípulos de Juan: «Regresen a Juan y cuéntenle lo que han visto y oído: los ciegos ven, los cojos caminan bien, los leprosos son curados, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les predica la Buena Noticia.

Lucas 7:22 - Luego les dijo a los discípulos de Juan: «Regresen a Juan y cuéntenle lo que han visto y oído: los ciegos ven, los cojos caminan bien, los leprosos son curados, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les predica la Buena Noticia.

Jeremías 33:3 pídeme y te daré a conocer secretos sorprendentes que no conoces acerca de lo que está por venir.

Jeremías 33:3 pídeme y te daré a conocer secretos sorprendentes que no conoces acerca de lo que está por venir.

Isaías 53:5 Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados.

Isaías 53:5 Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados.

Juan 4:53 Entonces el padre se dio cuenta de que la sanidad había ocurrido en el mismo instante en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vivirá». Y tanto él como todos los de su casa creyeron en Jesús.

Juan 4:53 Entonces el padre se dio cuenta de que la sanidad había ocurrido en el mismo instante en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vivirá». Y tanto él como todos los de su casa creyeron en Jesús.

Hechos 3:6 Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!».

Hechos 3:6  Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!».

Mateo 8:8 Señor —dijo el oficial—, no soy digno de que entres en mi casa. Tan solo pronuncia la palabra desde donde estás y mi siervo se sanará.

Santiago 5:15 Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado.

Santiago 5:15 Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado.

Salmo 103:2-3 Que todo lo que soy alabe al Señor; que nunca olvide todas las cosas buenas que hace por mí. Él perdona todos mis pecados y sana todas mis enfermedades.

Salmo 103:2-3 Que todo lo que soy alabe al Señor; que nunca olvide todas las cosas buenas que hace por mí. Él perdona todos mis pecados y sana todas mis enfermedades.

Promesas Poderosas en el Salmo 91

El salmo 91 es un salmo que invoca la protección de Dios sobre uno. Es un salmo de esperanza y de guía. Y sin duda alguna, necesitamos proteger nuestro corazón de las preocupaciones del día a día, necesitamos esperanza en Dios y necesitamos la guía sabia que nos conduce al éxito.

Este salmo habla sobre un lugar secreto, el cuál, es la relación íntima, tierna, basada en el amor del Padre hacia nosotros, la que nos hace vivir en ese estado constante de amor hacia Dios, de gratitud permanente hacia Él, de estar en una continua comunión con la forma en la que Dios nos trata día a día, y que se manifiesta de múltiples maneras.

Salmo 91
NTV – Versión Nueva Traducción Viviente

salmo 91:1 Los que viven al amparo del Altísimo encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso.

2 Declaro lo siguiente acerca del Señor:
Solo él es mi refugio, mi lugar seguro;
él es mi Dios y en él confío.

salmo 91:3 Te rescatará de toda trampa y te protegerá de enfermedades mortales.

4 Con sus plumas te cubrirá
y con sus alas te dará refugio.
Sus fieles promesas son tu armadura y tu protección.
5 No tengas miedo de los terrores de la noche
ni de la flecha que se lanza en el día.

salmo 91:6 No temas a la enfermedad que acecha en la oscuridad, ni a la catástrofe que estalla al mediodía.

7 Aunque caigan mil a tu lado,
aunque mueran diez mil a tu alrededor,
esos males no te tocarán.
8 Simplemente abre tus ojos
y mira cómo los perversos reciben su merecido.

salmo 91:9 Si haces al Señor tu refugio y al Altísimo tu resguardo, 91:10 ningún mal te conquistará; ninguna plaga se acercará a tu hogar.

11 Pues él ordenará a sus ángeles
que te protejan por donde vayas.
12 Te sostendrán con sus manos
para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra.
13 Pisotearás leones y cobras;
¡aplastarás feroces leones y serpientes bajo tus pies!
14 El Señor dice: «Rescataré a los que me aman;
protegeré a los que confían en mi nombre.

salmo 91:15 Cuando me llamen, yo les responderé; estaré con ellos en medio de las dificultades.  Los rescataré y los honraré. 91:16 Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación».