El Corazón De Un Padre

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

1 Corintios 4:15 “Porque aunque tengas diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendre por medio del evangelio.”

Pablo tenía el corazón de un padre para los creyentes en la iglesia de Corinto. Ésta es la clase de corazón que es tierno, que cría y enseña, que no se da por vencido cuando las personas no aprenden de la manera más correcta.

Un padre se goza en enseñarles a sus hijos como caminar o como jugar. No se irrita cuando a la primera no lo dominan. Sigue trabajando con ellos hasta que aprenden a hacerlo.

Pablo dijo que la iglesia estaba llena de instructores, llena de maestros, llena de personas que podían predicar un sermón y decirles a los demás cómo se debería hacer esto o aquello; pero Pablo también dijo que hacía falta padres en la iglesia.

Gálatas 4:19 “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros”

Si tu anhelo es ser un líder en el Cuerpo de Cristo, y en especial si quieres ser pastor, debes tener un corazón de padre. Cualquiera que sea tu llamado, no es suficiente hacer todo lo correcto por fuera, por dentro tienes que tener la actitud correcta.

Muchas veces tenemos conceptos muy elevados de nosotros mismos, ideas que, desafortunadamente, en muchas ocasiones son incorrectas del corazón y decir, “si, amen”. Pero la verdad es que, una vez aprendidas estas cosas, Dios probará nuestro corazón antes de que entremos en un liderazgo. ¿Por qué? Porque nuestro verdadero carácter resalta en tiempos de prueba.

En seguida veremos cosas o actitudes que existen en nosotros que si Dios nos las pusiera en evidencia, negaríamos que existan. Las pruebas nos muestran las áreas  débiles en las que Dios tiene que hacer una obra. Conforme permitimos que el Espíritu santo obre en nuestro corazón, Dios nos muestra la clase de líder que piensa hacer de nosotros.

Romanos 8:15-17 “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”

El trabajo de un padre es empoderar

Empoderamiento es proveer a los hijos las condiciones para que tomen decisiones y ayudarles a desarrollar sus capacidades espirituales, físicas y emocionales. También implica delegarles fe, equiparlos espiritualmente, activarlos en los dones, etc.

Además el empoderamiento significa generar oportunidades ministeriales para que los hijos espirituales se desarrollen, vincularlos con aquellos que les provean el equipamiento o entrenamiento que como padres no están en la capacidad de proveer.

Por otro lado, el empoderamiento también implica el presentarlos delante del Señor, intercediendo a favor de los hijos para que el Espíritu Santo los llene de Su poder, y para que el Señor los lleve a nuevas dimensiones en su vida.

Resumen

El tema de la paternidad es crucial en este tiempo, porque el Cuerpo de Cristo necesita verdaderos padres que ayuden a desarrollar hijos saludables y maduros. Pablo dejo claro cuál era su trabajo y como lo había logrado. Al hablar de paternidad espiritual es necesario recordar que por sobre todas las cosas, todos los que hemos recibido a Cristo como Señor de nuestra vida, somos hijos de Dios. Esta relación está por encima de cualquier otra relación de paternidad, incluyendo la relación de paternidad natural. Dios es nuestro  Padre.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.