La Bendición Por Gracia

La bendición de Dios es para ti y los tuyos, está a tu alcance, tómala con fe y determinación.

Deuteronomio 32:13-14 “Lo hizo subir sobre las alturas de la tierra, y comió los frutos del campo, e hizo que chupase miel de la peña, y aceite del duro pedernal; mantequilla de vacas y leche de ovejas, con grosura de corderos, y carneros de Basán; también machos cabríos, con lo mejor del trigo; y de la sangre de la uva bebiste vino.”

Este pasaje es tan rico, que sólo con leerlo sería suficiente, pero lo importante es que lo comprendas para que dé frutos de bendición en tu vida.  Dale gracias al Padre por este gloriosos tiempo de bendición.  Regocíjate en el nombre de Jesús que te redimió para que pudieras alcanzar su favor.

Efesios 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.”

Nos ha hechos benditos: bienaventurados, prósperos, satisfechos, plenos y completos en el favor de Dios, sin falta de nada.  En el griego, así como en español, dice: “el cual nos bendijo”; o “el cual nos ha bendecido”; refiriéndose en pasado.  Pero con una efectividad eterna.

Las primeras son bendiciones que habla este pasaje bíblico son del campo que crecen solas, frutos de la gracia de Dios, que las planta y prepara para ti.  Solamente debes tomarlas. De esa misma forma todo lo que Él prometió es tuyo.

Deuteronomio 6:10 “cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste.”

Esto significa que el Señor nos dará viñas y olivares que nosotros no hemos plantado.  Cuando llegas al Reino de Dios y aceptas a Jesús como tu único y suficiente salvador, cuando cruzas la línea de la sangre y pasas de las tinieblas a la luz, llegas al otro lado y encuentras viñas y olivares que el Señor te da.

Todo lo que Él ofrece por gracia demanda fe.  Encuentra y toma lo que tu Padre te da gratuitamente, porque no tendrás que hacer nada más que creer y agradecer.

Hay bendiciones que no mereces, pero que Dios ha preparado para ti, es importante que lo entiendas.  En la parábola de la gran cena, el Señor envía al siervo a decir que todo está preparado, la comida, la mesa, los sirvientes están listos para recibir a los invitados.  El Señor ha preparado un banquete para ti, créelo y aprovéchalo.

Resumen

Dios es un Padre amoroso.  Por eso desde antes que nacieras, Él había provisto toda bendición para ti y tu familia en Cristo Jesús.  También proveyó de antemano y dejó establecido un principio importante, “la gracia”.  Como todos sabemos el hombre no puede comprar la salvación, pero la puede obtener, porque Dios es bueno, tan sólo, por su gracia. La bendición de Dios es su gracia manifestada, y nos llega como evidencia de que realmente Él está trabajando a tu favor y en tu vida.  Así que igual que Israel aprende a recibir del Padre su bendición por gracia.

 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.