Las Promesas Siguen Vigentes

Las promesas

2 Corintios 1:20 porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.”

Las promesas representan la manera que Dios usa para establecer su voluntad en el mundo. Nuestra ignorancia o pasividad en cuanto a las promesas de Dios puede determinar la calidad de nuestra vida. En otras palabras, cada promesa que Dios ha hecho al hombre durante la historia sigue vigente, y está disponible para quien la tome.

2 Pedro 1:3-4 “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.”

Todo lo que necesitamos para vivir nos ha sido dado. Ya está disponible. Cuando dice, “para que por ellas,” Dios declara claramente que la forma que Él ha elegido para que nosotros participemos en la vida abundante, es a través de sus promesas.

Si no vives por las promesas de Dios, no estás viviendo la vida que Dios tiene para ti. Estás solamente sobreviviendo. Dios quiere cumplir su propósito y su voluntad en tu vida, pero solamente lo va hacer por sus promesas. Si eres ignorante de las promesas, o pasivo en cuanto a ellas, jamás disfrutarás de los beneficios y bendiciones que buscas.

Una Promesa Es Una Semilla

Una promesa de Dios representa lo que Él quiere hacer en tu vida. El poder para cumplir la promesa se encuentra en la misma palabra de la promesa, como el poder para que crezca una manzana se encuentra en la semilla de la manzana. Mientras uno no siembra la semilla, no verá el fruto que potencialmente existe dentro. El poder para que brote un manzano, está dentro de la semilla. Es siempre “Si y Amén.” Simplemente requiere que sea sembrada en la tierra.
Así funcionan las promesas de Dios también. El poder para ser salvo se encuentra en la palabra de Dios sobre la salvación. Cualquiera que la escucha y la recibe puede creer, confesar y ser salvo.

El poder para recibir la sanidad se encuentra en las promesas que el Señor ha hecho sobre la sanidad. Cualquiera que las escucha y las crea puede ser sano. Romanos 10:17-Así que la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios. Nuestra fe y nuestra confesión (declaración) desata el poder de la promesa y la promesa comienza a cumplirse.

Dios nos ha dado promesas que cubren cada área de la vida. No existe ninguna circunstancia ni ningún tema sin una promesa que se pueda desatar para experimentar la voluntad de Dios.

Juan 10:10 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

Para vivir la vida abundante que Jesús nos prometió, es necesario activar las promesas en cada área de la vida. Muchos activan la promesa de la salvación pero nunca desatan el poder de las otras promesas. El perdón de los pecados es solamente una de las mejores promesas que existen en el Nuevo Pacto.

Hay promesas para recibir el poder del Espíritu Santo, salud, ayuda espiritual; hay promesas de oración, de sabiduría, de fe, para la soledad, para el temor, promesas de autoridad sobre el diablo, promesas para la familia, la prosperidad, el trabajo, los recursos, la protección, etc. Y es solamente a través de las promesas que podemos participar de la naturaleza divina de Dios. Eso es la vida abundante.

Resumen
Cuando uno capta el potencial que existe en las promesas de Dios, y entiende que todo se puede desatar por fe, la vida cristiana se transforma de una rutina religiosa y aburrida en una aventura de fe, victoria y triunfo. Las circunstancias negativas no representan nuestro destino, sino que son obstáculos temporales que tienen que rendirse frente al poder de la Palabra de Dios a través de sus promesas. El creyente llega a ser el canal que Dios utiliza para realizar su voluntad en la tierra.

¡Levántate ahora! Busca las promesas de Dios y úsalas como herramientas divinas para construir tu vida.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.