Perdonar a Otros es un Deber

perdon-2

Viviendo los Principios del Reino de Dios

El reino del mundo que dirige Satanás contiene una ideología opuesta y conflictiva con los principios del Reino de Dios. Estos valores ideológicos se han fijado de tal modo en la mente de los seres humanos que dificultan el que podamos perdonar a otros.

Nuestro perdón se basa sobre el sacrificio de Cristo en la cruz

1 Juan 1:7 “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”

1 Juan 2:12 “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.”

Como cristianos, se nos llama a perdonar de manera, tan plena como nosotros mismos hemos recibido el perdón de Dios

Mateo 6:12 “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

Colosenses 3:13 “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

Lucas 17 3-4 “Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.”

Ahora bien si sabemos que Dios nos ha perdonado de nuestros pecados, aun sin merecerlo, ¿No crees que nosotros debamos también imitar este acto de amor, perdonando a todos aquellos que nos ofenden?

La falta de perdón ata a las personas con el resentimiento, lo tiene encadenado, la falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu, ya que neutraliza los
recursos emocionales que tienes. El Perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma, y enferman el cuerpo.

Algunos consejos que te ayudaran en el proceso de perdonar

1. Buscar consejo Sabio: Consiste en conversar y analizar con una persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar, analizar la situación.

2. Tener compasión y misericordia: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano, tratar de comprender lo que le llevo a causar daño.

3. Humildad: Es necesario eliminar el orgullo, que actúa como una barrera antes de ceder el perdón.

4. Perdonarse a sí mismo, haciendo real en su vida el perdón que Jesús le dio: Reconocer que Jesús me ha perdonado, y a la vez perdonarme a mí mismo de todo aquello que me está causando intranquilidad en mi corazón.

5. Lo más importante de todo, permitir que Dios actué en mi vida con completa libertad y que sea el quien guie la barca de mi vida.

Conclusión

Para poder perdonar tenemos que entender, que la voluntad de Dios para nuestra vida es que tengamos un corazón perdonador, que echemos fuera todo resentimiento o rencor que se quiere anidar en nuestra vida, y permitir que Jesús sea quien guié por completo nuestro destino. Jesús quiere que perdonemos así como él nos perdona a nosotros.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.