Niveles de Autoridad en Tu Vida

por Merari Molina

Aprende a honrar y respetar a los mandos medios para que los mandos altos suelten el manto de Dios en tu vida.

  1. Debes rendir cuenta a tus padres, aunque no estén alineados a tu propósito.
  2. Debes rendir cuenta a tus líderes, encargados y mentores.

1ra honra – padres

2da honra – mandos medios

3ra honra – mandos altos

4ta honra – algún ministerio que admiras y quieres para ti, debes honrarlo para que la unción que está en él, te sea transferida.

Recuerda, que no podrás disfrutar aquello que criticas.

Una persona que no está preparada a respetar mandos medios, no tiene derecho a estar en autoridad.

La obediencia viene a matar el ego.

3er Nivel de Obediencia: Disfrutar Obedecer

  • Obedece con alegría y gozo.
  • Aprende a convertirte en una persona inofendible.

Hay que disfrutar y aprender a obedecer sin quejarse.

Hebreos 12:2 Fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona. Jesús soportó la cruz, sin hacer caso de lo vergonzoso de esa muerte, porque sabía que después del sufrimiento tendría gozo y alegría; y se sentó a la derecha del trono de Dios.

Oseas fue obediente a Dios.
Oseas 1:2-8

Él se casó con una prostituta por obediencia, sólo, porque Dios se lo dijo.  Fue una obediencia sin entendimiento y seguramente lo criticaron, pero él sólo obedeció, porque sabía que Dios lo iba a bendecir. 

Las Siete Heridas

El Señor murió en la cruz no sólo para darnos vida eterna, sino que sus heridas nos devolvieron autoridad, sanidad interna, abundancia y la fuerza de voluntad para tener el valor y coraje de obedecerlo a Él. Así entonces, con nuestras manos podemos bendecir a nuestros hijos y sanar a los enfermo, y todo lugar que pisemos en fe, será nuestro. Al ser crucificado, Jesús se convirtió en pecado para que no pequemos, en enfermedad para que no nos enfermemos, y Su corazón fue quebrantado para que nosotros jamás estemos tristes. Dios cumple cuando alguien le cree y transforma en bendición todo aquello que toques, todo aquello que pises, porque Su favor está con nosotros a partir de la cruz.

¿Quieres hoy recibir esta bendición de resurrección?