El Perdón Te Libera

Miqueas 7:19 “El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.”

La Biblia dice que cuando Dios perdona nuestros pecados, los entierra en lo profundo del mar y nunca más se acuerda de ellos. Tú vas a Dios y le dices: “Señor, perdóname”. “¿De qué?”, te contesta Dios. Hay personas que dicen: “Yo le pido perdón a Dios todos los días de mi vida por lo que hice”. ¿Para qué le pides perdón a Dios de algo que ya ni se acuerda? Él es amoroso y misericordioso. Para librarnos de muchos males es necesario que tomes la decisión de olvidar y perdonar.

Nos beneficiamos enormemente cuando decidimos perdonar y lo mismo ocurre con todos a tu alrededor. Ya sea que necesites perdonar a los demás, o la necesidad de perdonarte a ti mismo, al hacerlo te libera del pasado y te permite cumplir con tu verdadero potencial. El perdón permite liberarte de las creencias y actitudes limitantes.

Si no has perdonado entonces, una parte de tu energía de vida interior está atrapada en el resentimiento, la ira, el dolor o el sufrimiento de algún tipo. Esta energía vital atrapada te limitará. Es como si trataras de montar en bicicleta con los frenos parcialmente puestos todo el tiempo. Te hace más lento, te frustra y hace que sea difícil avanzar.

A medida que aprendas a perdonar, las habilidades que habían estado latentes en tu interior surgirán, y descubrirás que tú mismo eres una persona mucho más fuerte y más capaz de lo que imaginaste.

Si siembras perdón, cosecharás perdón.

Gálatas 6:7 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”

Si tú siembras perdón, serás perdonado, si siembras odio, serás odiado. ¡Perdonar permite olvidar y avanzar! Nuestra mente es como un disco duro de una computadora, no puedes ponerle más de lo que puede abarcar porque tiene una cierta capacidad. Para poder avanzar en la vida hacia el futuro, tenemos que ir borrando cosas que no sirven y nos detienen, como hacemos con la computadora, enviamos a la papelera de reciclaje todos los archivos que ya no sirven para nada, de modo que así, la computadora tiene más capacidad para poder trabajar.

De igual forma, nosotros no podemos trabajar reteniendo los recuerdos del pasado, no podemos avanzar hacia el futuro si tenemos nuestra mente ocupada con esos problemas. La Biblia dice que 2 Corintios 5:17 “el que está en Cristo es una nueva criatura, las cosas viejas pasaron y todas son hechas nuevas”.

Resumen

Dios quiere que avances hacia el futuro, tu bendición no está en el pasado, la esperanza de algo grande está ligada al perdón, lo mejor está por venir y tú vas hacia allí y no al pasado. No puedes envolverte en el rencor. Sé libre. El apóstol Pablo dijo: Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.  El premio está adelante. Tienes que avanzar hacia tu meta. Lo que te hicieron y que tú no puedes olvidar está dañando tu bendición futura. Perdonar permite que puedas avanzar.

Construyendo Familias, Bendiciendo Generaciones

Lynnette Luna
Pastora de Matrimonios
Centro Cristiano Bet-el

Un matrimonio de reino piensa en generaciones. Un matrimonio saludable crea generaciones saludables.  Ama a tu esposa. Honra a tu esposo. Es tiempo de tener un Matrimonio de Pacto.

 

Perdonar a Otros es un Deber

perdon-2

Viviendo los Principios del Reino de Dios

El reino del mundo que dirige Satanás contiene una ideología opuesta y conflictiva con los principios del Reino de Dios. Estos valores ideológicos se han fijado de tal modo en la mente de los seres humanos que dificultan el que podamos perdonar a otros.

Nuestro perdón se basa sobre el sacrificio de Cristo en la cruz

1 Juan 1:7 “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”

1 Juan 2:12 “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.”

Como cristianos, se nos llama a perdonar de manera, tan plena como nosotros mismos hemos recibido el perdón de Dios

Mateo 6:12 “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

Colosenses 3:13 “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

Lucas 17 3-4 “Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.”

Ahora bien si sabemos que Dios nos ha perdonado de nuestros pecados, aun sin merecerlo, ¿No crees que nosotros debamos también imitar este acto de amor, perdonando a todos aquellos que nos ofenden?

La falta de perdón ata a las personas con el resentimiento, lo tiene encadenado, la falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu, ya que neutraliza los
recursos emocionales que tienes. El Perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma, y enferman el cuerpo.

Algunos consejos que te ayudaran en el proceso de perdonar

1. Buscar consejo Sabio: Consiste en conversar y analizar con una persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar, analizar la situación.

2. Tener compasión y misericordia: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano, tratar de comprender lo que le llevo a causar daño.

3. Humildad: Es necesario eliminar el orgullo, que actúa como una barrera antes de ceder el perdón.

4. Perdonarse a sí mismo, haciendo real en su vida el perdón que Jesús le dio: Reconocer que Jesús me ha perdonado, y a la vez perdonarme a mí mismo de todo aquello que me está causando intranquilidad en mi corazón.

5. Lo más importante de todo, permitir que Dios actué en mi vida con completa libertad y que sea el quien guie la barca de mi vida.

Conclusión

Para poder perdonar tenemos que entender, que la voluntad de Dios para nuestra vida es que tengamos un corazón perdonador, que echemos fuera todo resentimiento o rencor que se quiere anidar en nuestra vida, y permitir que Jesús sea quien guié por completo nuestro destino. Jesús quiere que perdonemos así como él nos perdona a nosotros.

El Perdón

El Perdon

Viviendo los Principios del Reino de Dios

Esta serie se centra en el tema del perdón y las enseñanzas de Jesús sobre cómo tenemos que estar dispuestos a perdonar a otros a fin de experimentar el amor del Padre.

Introducción

Jesús por donde iba, siempre enseñaba sobre el Reino de Dios. Este fue el tema de su primera enseñanza. Él decía. Se ha cumplido el tiempo. El Reino de Dios está cerca. Arrepiéntanse y crean las buenas nuevas. También fue el último tema de conversación con sus discípulos antes de ascender al cielo.

Jesús decía que el Reino de Dios no era un lugar. Él decía que aquellos que hayan invitado el Espíritu de Dios en sus corazones, “el Reino de Dios vive en ellos”. Si tú has aceptado a Jesús como tu Salvador y Señor, eres parte del Reino de Dios. Ser miembro del Reino de Dios significa tener una nueva relación con Dios. Una relación que empieza aquí, ahora y dura para siempre.

Jesús conto muchas historias o parábolas para ayudar a las personas a comprender que las cosas en el Reino de Dios son diferentes a como son en el mundo. Uno de los principios más importantes del Reino de Dios que discutiremos es la ley del perdón.

Una buena definición de perdonar es: La decisión de relacionarse como si nunca nada malo ha sucedido con alguien que ha hecho un mal en contra de nosotros. Eso es lo que Dios hace por nosotros. Él nos perdona. Dios se relaciona con nosotros, como si nunca hubiéramos pecado, y el espera que hagamos lo mismo por nuestros hermanos. Estudiemos esta parábola de Jesús sobre el perdón.

Mateo 18:21-35 “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Más él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, les entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.”

Pedro fue a Jesús con una pregunta específica sobre el perdón. Pedro obviamente estuvo analizando las enseñanzas sobre el perdón y había escuchado lo que los rabinos decían:

Si alguien te hace mal, y lo perdonas, Dios estará contento contigo. Si esta persona te ofende una segunda vez, y nosotros lo perdonamos, Dios estará muy contento con nosotros, y si esta persona por tercera vez, nos hace daño, y nosotros lo perdonamos, es todo lo que Dios espera de nosotros.

Pedro sospechaba que Jesús tendría una enseñanza diferente, Pedro sabía que Jesús diría que tres veces no es suficiente. Entonces Jesús respondió que no solo hay que perdonar tres veces, sino Él dijo que hay que perdonar setenta veces siete.

Resumen

Cada uno de nosotros en nuestro proceso de restauración experimentara que nuestras relaciones también se irán mejorando, relaciones dañadas entre nuestras familias y amigos. El Espíritu Santo de Dios trabaja con nuestro interior y así nuestras relaciones cambian. Cuando nosotros experimentamos el perdón de Dios, comenzamos a perdonar a nuestros hermanos, y aprenderemos a pedir perdón por nuestras ofensas a otro.

Novela Improvisada por Uno y Media

Comedia: Novela Improvisada por Uno y Media
Evento de Matrimonios de Pacto
facebook.com/ccbMatrimoniosDePacto

Si desea adquirir el DVD puede entrar a http://www.ccbetel.com/contactenos/.

—————————————————

Ángel Molina Pastor-Empresario
http://www.angelmolina.org

Centro Cristiano Bet-el
Dorado, Puerto Rico
http://www.ccbetel.com

Cuatro Aspectos Importantes sobre la Bendición

Cuatro aspectos importantes sobre la bendición

Isaías 44:3 “Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos.”

Es necesario que conozcas los aspectos importantes sobre la bendición, porque son para ti.

Primero: Nuestras bendiciones deben fluir a otros. La Biblia nos enseña que cuando somos bendecidos no es solo para que nosotros nos sintamos bien, felices y confortables, sino para que bendigamos a otros. Cuando Dios bendijo a Abraham en Génesis 12 le dijo: “Te bendeciré y tú serás de bendición a otros”. Esta es la primera ley de la bendición. Debes dejar fluir la bendición a otros.

Segundo: Cuando nosotros bendecimos a otros, Dios tomará cuidado de nuestras necesidades. Eso lo promete Dios. Él se encargará de nuestras necesidades. No hay nada que Dios no haga a favor de aquel que ayuda a otros. De hecho, Dios garantiza esta bendición. Lucas 18.29-30-Y Él les dijo: “De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.”

Cuando usted se preocupa por ayudar a otros, Dios asume la responsabilidad de tus problemas y eso es una bendición real, porque Él sabe manejar tus dificultades más de lo que tú puedes.

Tercero: Nuestras bendiciones compartidas con otros retornan a nosotros. Mientras más bendices a otros, mientras más ayudas a otros, más bendiciones de Dios vienen sobre ti. Lucas 6:38 dice: “Dad y Se os dará, medida buena”. Acá nos dice que no simplemente se nos dará de regreso sino con bono extra y bendición extra. Usted no le puede ganar a Dios. Mientras más trata usted de bendecir a otros alrededor tuyo, Dios entonces dirá: Voy a derramar más bendiciones sobre ti. Vamos a jugar un pequeño juego. Veamos quién de los dos da más. Mientras tú bendices a otros yo me encargaré de retornar sobre ti la bendición.

Cuarto: Cuando Dios te retorna la Bendición, Dios espera que de la misma manera bendigas a otros otra vez. Jesús dijo en Lucas 12:48 “qué a quién mucho se le da, mucho se le exige.” Al recibir de Dios nuestra responsabilidad es más grande.
Basándonos en las bendiciones que ya has recibido hasta hoy. ¿Qué es lo que crees que Dios espera de ti?

Resumen

Nosotros tenemos la llave para alcanzar la bendición de Dios. Es decir que Dios siempre estará dispuesto a bendecirnos. Pero depende de cada uno de nosotros si realmente queremos cumplir los requisitos para que esto se cumpla, en nuestras familias, ministerios y finanzas. La Biblia es clara cuando establece principios. Dios es fiel a sus promesas y opera de acuerdo a lo que le mismo determinó. Cada uno de nosotros tenemos que meditar en esto, mientras no andes conforme a los principios de Dios, difícilmente alcanzarás la bendición que Dios tanto desea darte.

No Te Detengas – Apóstol Rubén Hernández

Tema: No Te Detengas
Apóstol Ruben Hernández

Observa el video aquí.

Frase 1: “Los que se detienen, nunca ganan y los ganadores nunca se detienen. “

Frase 2: “Odié cada minuto de entrenamiento, pero me dije: No Renuncies, y sufre ahora, pero luego vive como un campeón. ”

2 Reyes 13:15-19 Y le dijo Eliseo: Toma un arco y unas saetas. Tomó él entonces un arco y unas saetas.  Luego dijo Eliseo al rey de Israel: Pon tu mano sobre el arco. Y puso él su mano sobre el arco. Entonces puso Eliseo sus manos sobre las manos del rey, y dijo: Abre la ventana que da al oriente. Y cuando él la abrió, dijo Eliseo: Tira. Y tirando él, dijo Eliseo: Saeta de salvación de Jehová, y saeta de salvación contra Siria; porque herirás a los sirios en Afec hasta consumirlos. Y le volvió a decir: Toma las saetas. Y luego que el rey de Israel las hubo tomado, le dijo: Golpea la tierra. Y él la golpeó tres veces, y se detuvo. Entonces el varón de Dios, enojado contra él, le dijo: Al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado a Siria hasta no quedar ninguno; pero ahora sólo tres veces derrotarás a Siria.”

Bendecidos En Cristo

El Pastor Ángel Molina nos exhorta a dejar de estar escuchando los llamados “Profetas del Terror”, los cuales se pasan anunciando juicio.  Escucha bien las palabras del Pastor, ya que te enseña que estamos bendecidos en Cristo y que no hay condenación para los que estamos en Cristo.