La Fe Contada Por Justicia

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

Génesis 15:6: “Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia”.

En Romanos 4 se cita a Abraham a propósito de la justificación por la fe, y se cita la memorable frase de Génesis 15:6. ¡Cómo no, si es el ejemplo de justificación por excelencia! Pero luego y esto es muy interesante se vuelve a citar tres veces esta frase en el mismo capítulo, para aclarar un punto muy importante en la vida del creyente. Y es que: la justicia no se alcanza por obras sino por la fe en Jesucristo el hijo de Dios. El señor nos da el ejemplo con la vida de Abraham, quien no hizo nada para alcanzar la justicia solo creer.

El primero, refuerza la idea de que la justicia la recibe el que cree, no el que obra. Romanos 4:5 “Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”. Es preciso enfatizar esta idea, pues parece tan fuera de razón al que la escucha por primera vez.

El sentido de la recompensa está tan arraigado al corazón humano, que sin pensarlo lo atribuimos a Dios igualmente. Si no hacemos algo no merecemos recibir; por tanto, quien no hace no recibe. Pero aquí tenemos una ley distinta que puede espantar al hombre, pues le quiebra su esquema mental de recompensas.

El segundo nos muestra en qué condición estaba Abraham cuando recibió la justificación por la fe; era un incircunciso Romanos 4:10- ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión. La circuncisión vino después, como señal de la justicia que él había recibido estando en la incircuncisión.

Era muy marcado el aborrecimiento de los israelitas hacia los incircuncisos; pero ellos olvidan que su ancestro más lejano Abraham también lo fue y que la circuncisión la recibió después de haber creído.

La circuncisión, nos dice Pablo, no tiene valor espiritual si no va precedida de la fe. Alguien puede ser un incircunciso, pero ser declarado justo por su fe. Esto también es aplicable a nosotros, cuando siendo ya hijos de Dios, solemos menospreciar a los pecadores como si nosotros nunca lo hubiésemos sido.

El tercero nos muestra que la justificación requiere de la paciencia y la esperanza para ver su fruto. Luego que Abraham creyó la promesa de Dios tuvo que esperar 15 años antes de tener al hijo de la promesa en brazos. Entretanto, él “creyó en esperanza contra esperanza”, nos dice Pablo, porque las circunstancias se volvían cada vez más desalentadoras. Romanos 4:18 “El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. Se estaba quedando más viejo y sin fuerzas para concebir. ¿Cómo podría tener un heredero?”

Muchos cristianos fallamos, porque exigimos frutos a la fe ahora mismo. Y si no los obtenemos, nos desanimamos hasta el punto de desconfiar de la propia palabra de Dios. Sin embargo, la fe es como la concepción natural. Debe esperarse el tiempo necesario el tiempo de la vida el tiempo de Dios para que el fruto por fin aparezca. Abraham fue declarado justo en el mismo acto de creerle a Dios; sin embargo, los frutos de esa justificación tardaron algún tiempo en aparecer. La palabra de la promesa de Dios fue cumplida, pero en el tiempo oportuno.

Hebreos 6:12 – “a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas de Dios.”

Es por la fe y la paciencia que se heredan las promesas de Dios y de eso nos habla este tercer aspecto de la justificación por la fe de Abraham. Esta espera es normalmente más larga de la que quisiéramos porque somos impacientes por naturaleza. Pero los caminos de Dios son más altos que los nuestros y él nos hace esperar porque en esa espera se van produciendo otros efectos espirituales provechosos en el corazón del creyente.

Resumen

Somos justificados creyendo con nuestros corazones que Dios envió a su hijo a morir por nuestros pecados. Somos salvos creyendo con nuestro corazón no somos salvos por ninguna otra razón, hemos llegado a ser justos creyendo con nuestro corazón que Dios borró todos nuestros pecados con Jesús y su muerte en la Cruz. Somos justificados no por las obras de nuestra carne. No podríamos llegar a ser justos si Jesús nos dijera. “Yo borraré todos tus pecados” pero con una condición, no puedes fallarme porque dejarías de ser mi hijo si lo haces. ¿Serías salvo si Dios hubiera dicho, perdonaré tus pecados pequeños, pero los grandes no? ¿Invalidaré tu liberación si fallas?, de ninguna manera. Somos justificados por creer con nuestro corazón y confesar que Jesús nos salvó llevando sobre él todo el pecado de la humanidad en la cruz y de igual manera nos justificó.

La Justicia Imputada

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

La palabra “justicia” implica una relación correcta o recta con Dios. Esto tiene que ver con el carácter o cualidades de ser una persona justa. Sin justicia no puede haber compañerismo con Dios, es el requisito establecido por Dios para la perfección. En el lenguaje marítimo, la palabra “justificar un buque” significa restaurar al buque de una posición “de declive” a una posición “recta” En El Antiguo Testamento los justos son comparados con los injustos.

Génesis 18:25- Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? En las escrituras vemos el fracaso de la justicia del ser humano. Isaías 64:6- Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento. Y el éxito de la justicia de Dios a través del señor Jesucristo. Recuerda, 1 Corintios 6:9 “los injustos no heredarán el reino de Dios”.

Al considerar la palabra justicia, debemos estudiar la palabra “imputar” porque a todo creyente le ha sido imputada la justicia. La palabra “imputar” significa “atribuir algo a” ó “contar a alguien entre”. Es una terminología de contabilidad que significa “acreditar a la cuenta de alguien”. Es el acto de agregar algo a la cuenta de otra persona sea bueno o malo.

Por ejemplo, en el libro de Filemón 17 y 18 – Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo. 18 Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta.

Un hombre llamado Filemón, que vivía en Colosas (Turquía), era dueño de un esclavo llamado Onésimo. Onésimo se había escapado a Roma, y estando en Roma el apóstol Pablo fue un instrumento para que Onésimo viniera a conocer a Jesucristo. El apóstol Pablo luego mando a Onésimo de vuelta. El apóstol Pablo dice en el versículo 18 “y si en algo te daño, o te debe, ponlo a mi cuenta”. En otras palabras, Pablo esta pidiéndole al dueño de Onésimo que “impute” la ofensa de Onésimo sobre él.

Página No. 2

Las tres clases de imputación que existen en la biblia.

EL PECADO DE ADAN IMPUTADO A LA RAZA HUMANA

2 corintios 5:12-21- 12 No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que
se glorían en las apariencias y no en el corazón.13 Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros.14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

La imputación es implicada, de acuerdo al versículo 21, el pecado y la muerte han sido engendrados a todos los seres humanos, “por tanto, como el pecado entro en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte paso a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

Dios nos ve espiritualmente muertos a causa de nuestros padres. Hemos heredado este dilema en Adán. Cargamos con el pecado de Adán aun cuando no participamos en su rebelión en el jardín del edén.

Debemos darnos cuenta que tanto la muerte física como los pecados personales tuvieron su origen en el pecado de Adán. Una persona peca porque es un pecador por naturaleza; el acto de estar cometiendo pecados no lo hace un pecador. Lo mismo es de un gallo cacarea porque es un gallo, cacarear no le hace un gallo.

Página No. 3

La biblia dice en 1 Corintios 15:22-Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados., así que “en Adán todos morimos “.

Efesios 2:1-3-Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Somos por naturaleza (nacimiento):”hijos de ira”. Somos nacidos en la imagen de Adán (carne pecaminosa), porque lo hemos engendrado Génesis 5:3- Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.

EL PECADO DE LA RAZA HUMANA IMPUTADO A CRISTO

1 Pedro 2:24-quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Jesucristo cargo nuestros pecados en su propio cuerpo.

1 Pedro 3:18-Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; el sufrió por los pecados, el justo por los injustos.

En otras palabras nuestros pecados fueron imputados a Cristo cuando él fue colgado en la cruz del calvario. Todo el capítulo de Isaías 53 habla de la crucifixión de Cristo.

Isaías 53:4-Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. El llevó nuestras enfermedades;

Isaías 53:5-Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. El fue herido por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados.

Página No. 4

Isaías 53:6-Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Jehová (Dios) cargo en el (Jesucristo) el pecado de todos nosotros. Todos estos versículos simplemente nos revelan que nuestros pecados fueron definitivamente imputados (puestos en la cuenta de Cristo) al hijo de Dios.

2 Corintios 5:21-Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. Jesucristo fue hecho pecado por nosotros. Como el cordero de Dios, Jesucristo tomo nuestro lugar en la cruz del calvario.

Levíticos 16:20-22-Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo. Dios traspaso nuestros pecados a Jesucristo se ve claramente en la imposición de las manos del sumo sacerdote sobre la cabeza del macho cabrío. Los pecados de Israel eran transferidos al macho cabrío, ese macho cabrío era soltado en el desierto para nunca ser visto otra vez. La imposición de las manos expresaba la identificación con el substituto. Hasta que Jesús hiciera el verdadero sacrificio poniendo su vida y su sangre de una vez y para siempre.

LA JUSTICIA DE CRISTO IMPUTADA AL CREYENTE (la más importante)

La justicia imputada es el único remedio para el pecado que también ha sido imputado a la raza humana.
2 Corintios 5:21-Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. La justicia de Cristo es puesta a la cuenta del creyente:

La obediencia perfecta y la muerte del Señor Jesucristo en la cruz fueron atribuidas a nuestra cuenta como si nosotros hubiéramos vivido la vida justa de Jesucristo. De la misma manera que el pecado de Adán fue imputado a nosotros, la justicia de Jesucristo es imputada a todos los creyentes.

Página No. 5

Romanos 5:19-Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

Romanos 3:10-Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;

Romanos 3:22-23- la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, vemos en estos versículos que: no hay ninguna persona justa por sí sola, pero a través de la fe somos hechos justos.

Romanos 10:4 – porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.
Filipenses 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; Habla de la justicia de Dios que es a través de la fe en el Señor Jesucristo en contraste a la justicia que es a través de la ley.

La justicia de Dios es revelada en el evangelio de Jesucristo Romanos 1: 16 y 17. Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. Solo a través de Cristo podemos tener esta justicia imputada.

Resumen

Dios nos ve en Cristo y nos justifica para siempre. Él nos ve vestido con la ropa justa de Cristo. Dios imputa la justicia por la fe. Esta justicia imputada es la única razón por la cual todo creyente vuelve a tener una relación con Dios directamente, algo que no existía desde la caída del hombre. Esta justicia se adquiere solo por fe y no por las obras o méritos personales. La gracia triunfa cuando Dios atribuye justicia que conduce a la vida eterna.

Conciencia de Pecado Vs Conciencia de Justo

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

Definición de Justicia= Entendemos que justicia significa la capacidad de estar en la presencia de Dios Padre sin tener un sentimiento de culpa o inferioridad.

El deseo de eliminar la conciencia de pecado ha sido la búsqueda de los siglos.
Ha dado a luz a las principales religiones del mundo. Pero Dios ha tratado con el problema del pecado en su Hijo. El ha desechado el pecado por medio del sacrificio de ese Hijo.

El ha hecho posible en términos legales el que el hombre, que está espiritualmente muerto y en unión con Satanás, se convierta en una nueva criatura al recibir la naturaleza y la vida de Dios.

Romanos 6: 3-8 – 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

6:5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;

6:6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

6:7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.

6:8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

Esta vida y naturaleza de Dios es la justicia. Por consiguiente, el hombre que ha recibido la naturaleza de Dios se ha convertido automáticamente en la justicia de Dios en Cristo. Puede que él no lo sepa, puede que no se aproveche de ello, pero aun así sigue siendo cierto.

El dominio de la conciencia de pecado sobre la iglesia ha sido alimentado, desarrollado y hecho una realidad a través de ministros que han predicado del pecado en lugar de predicar de Cristo y de la nueva creación.

La conciencia de pecado llegó con la caída, cuando el hombre fue copartícipe de la muerte espiritual. A lo largo de los siglos, el hombre ha estado bajo la maldición de la muerte espiritual, la cual dio a luz a la conciencia de pecado.

Un hombre espiritualmente muerto no puede estar en la presencia de Dios. Vemos cómo Dios ilustró este hecho en el Antiguo Testamento. Una vez al año, el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo, y sólo cuando estaba suficientemente protegido por el sacrificio de sangre.

No entraba para adorar sino para ofrecer la expiación anual por los muertos espirituales: Israel.

Finalmente, Dios envió a su Hijo al mundo para quedar eternamente unido con la humanidad. Ese Hijo fue a la cruz por el consejo de Dios, se hizo pecado y tomó nuestro lugar como sustituto. Entonces conquistó al enemigo y puso la justicia a disposición de la humanidad. Una redención que no hiciera al hombre justo sería una falacia. Hasta que el hombre no es justo y lo sepa, Satanás reina sobre él; el pecado y la enfermedad son sus amos.

Pero en el instante en que el hombre sabe que es la justicia de Dios en Cristo, y sabe lo que significa esa justicia, Satanás queda derrotado.

¿Qué es lo que la ley no puede hacer? Y ¿Qué que nos da indicación de que los sacrificios en el Antiguo Testamento eran inadecuados para hacernos perfectos?

Hebreos 10:1. La Ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.
Dios perfecciona a su gente por: a) Buenas obras. b) Ir a la Iglesia. c) Mantener los 10 mandamientos. d) La ofrenda (sacrificio) de Jesús.

Hebreos 10:14. Y así, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

La ofrenda de Jesús (recibida por fe) perfecciona al los creyentes: a) Hasta la próxima vez que pequen. b) De los pecados del pasado. c) Para Siempre.

Hebreos 10:14. Y así, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

Aunque algunas veces fallamos, ¿Quién está de nuestro lado?

Romanos 8:31. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

En el Nuevo Pacto, ¿Qué prometió Dios que No haría?

Hebreos 8:12-13. [12] Porque seré propicio a sus injusticias y nunca más me acordaré de sus pecados ni de sus maldades». [13] Al decir «Nuevo pacto», ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece está próximo a desaparecer.

¿Cómo somos salvos?

Efesios 2:5, 8-9. [5] aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos). [8] porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. [9] No por obras, para que nadie se gloríe.

Tito 3:5. [5] nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

Efesios 1:6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.

Encuentra Tu Lugar de Bendición

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

¿Sería posible que estuvieras en el lugar equivocado en el momento correcto?

¿Sería posible que, tú estuvieras a una corta distancia de donde deberías estar para convertirte en lo que te puedes convertir? No hablo sólo de la ubicación de tú negocio o de tú casa. Tal vez te encuentres en una relación equivocada, tal vez te encuentres en el pueblo correcto. Pero estás en el estado mental equivocado, ya sea por Estrés, o por Ira, Frustración.
Jacob ya estaba frustrado por lo que estaba pasando y aunque Dios lo prosperaba el lugar destinado para él no era la casa de Labán.

Génesis 30:30 porque poco tenías antes de mi venida, y ha crecido en multitud; y el SEÑOR te ha bendecido con mi entrada; y ahora ¿cuándo tengo de hacer yo también por mi propia casa?

¿Tal vez necesitas abandonar el lugar que sueles frecuentar y que tú sabes que no es tu verdadero lugar de bendiciones?

Si no has llegado a alcanzar todo lo que deseas, si te sientes inseguro y fuera de lugar, podría ser que necesitarás mudarte a un lugar mejor.

Entienda que hay un lugar que Dios ha designado donde las oportunidades te encontrarán, un lugar donde las bendiciones te van arropar.

Dios creó lugares antes de crear personas.

Dios creó los océanos, y luego creó los peces. Dios creó la Tierra y luego pobló el PLANETA con Hombres y Animales. Creó el Huerto y luego colocó al hombre ahí y lo bendijo. Dios siempre ha tenido cuidado de poner a sus criaturas en los lugares en donde puedan prosperar.

No puso al oso polar en el desierto.

No puso las aves en el mar. De la misma forma, Dios tiene un lugar especial para cada uno de nosotros. Un lugar donde prosperemos y reflejemos la grandeza de Dios.

Dios tiene una Misión específica para Ti, en una comunidad específica, donde estarás rodeado por personas específicamente ubicadas para ayudarte a encontrar la plenitud.

Tú ubicación es extremadamente importante.

2 Samuel 11:1 Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén.

Se suponía que David estuviera en el lugar que Dios le asigno. Dios no te bendecirá en cualquier lugar. Te bendecirá allí donde se supone que debes estar físicamente, emocionalmente, mentalmente y espiritualmente.

Encuentra Tú lugar de Bendición.

No te conformes con menos de lo que Dios te quiere dar. Podrás saber cuál es tu lugar de bendición por la forma como lo sientes. Tus sentidos y tu Espíritu te lo dirán. Muévete siempre hacia los lugares que hagan que su Espíritu se sienta más cálido y que te apartes de los lugares que te dejan frío.

Busca tu lugar de bendición

Jesús mismo fue guiado todo el tiempo por el espíritu a los lugares donde debía estar. Desde su infancia hasta su resurrección.

13Y partidos ellos, he aquí el ángel del Señor aparece en sueños á José, diciendo: Levántate, y toma al niño y á su madre, y huye á Egipto, y quédate allá hasta que yo te lo diga; porque ha de acontecer, que Herodes buscará al niño para matarlo. 14Y él despertando, tomó al niño y á su madre de noche, y se fue á Egipto; 15Y estuvo allá hasta la muerte de Herodes:

Tal vez sientas que mientras mantenga tu fe, Dios te bendecirá dondequiera que vayas. Y en cierto sentido, es cierto. Pero Dios tiene un lugar específico donde él te ha ordenado ser bendecido. Dios puede abrir puertas, pero tú podrías no verlas si estás en el lugar equivocado.

Cuando tú estás en el centro de la perfecta voluntad de Dios, experimentarás una sensación de paz. En el Antiguo Testamento, los Hijos de Israel seguían la columna de nube de día y la columna de fuego de noche. A veces, la columna de nube permanecía en el mismo lugar por dos o tres meses. Y ellos acampaban allí hasta que cambiaban los signos.

A veces la nube se desplazaba todos los días durante una semana. Así que, cuando ellos se levantaban cada mañana, lo primer que tenían que hacer era comprobar donde estaba la columna de nube. Había momentos en los que ellos deseaban moverse porque no les gustaba el lugar o porque estaban rodeados de enemigos. Pero la nube permanecía allí, entonces ellos se quedaban.

Tal vez otros momentos era al revés, les gustaba el lugar, estaban cómodos y querían quedarse allí. Pero la nube se movía. Y ellos se movían porque comprendían que su bendición estaba relacionada con estar en el lugar correcto.
Ellos sabían que no tendrían alimento, ni protección, a menos que siguieran a la nube.

No pierdas los signos sigue la nube.

Hay lugares infestados de tentaciones, distracciones o malas actitudes.
Sigue los signos que te llevarán a tu mejor lugar. Al lugar idóneo.
“Aprende a estar en tu lugar idóneo”,

Génesis 28:15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.

Dios le habla a Jacob y le indica que tenía que volver al lugar que ya Dios había separado para su bendición.

En beisbol, el lugar idóneo es donde podemos batear con mayor potencia. Tú lugar idóneo, el lugar donde Dios a preparado para ti, también es el lugar más potente. No estoy hablando de dinero, el dinero vendrá con el paquete. Mantén el Equilibrio. Entienda que hay más vida que dinero.
Que hay bendiciones que están por entregártelas

El Libro de 1 Reyes en el cap. 17:2 “Vete de aquí, marcha hacia el oriente y baja al torrente, yo he dado orden a los cuervos para que te alimenten en aquel lugar”.

Dios había ordenado que las necesidades de Elías debieran ser satisfechas. Pero le tocaba a Elías llegar al lugar destinado. El pudo haber dicho; no voy para allá, estoy bien donde estoy, no quiero ir allá. Pero si hubiera hecho eso, los cuervos habrían llevado las provisiones al torrente. Pero no habría estado Elías donde se suponía que debía recibir su alimento. A veces a nosotros nos pasa lo mismo, que tenemos nuestras bendiciones, nuestras provisiones listas para ser entregadas pero no estamos en posición para recibirlas.

Resumen
A veces no entenderás el plan que tiene Dios para ti. En esos momentos recuerda que Dios puede estar guiándote a tu lugar de bendición. Recuerda, Tú bendición está condicionada a estar en el lugar correcto, física, emocionalmente y espiritualmente.

Esto Es Discipulado

This is Discipleship

Si bien los programas y eventos son útiles pueden crear fácilmente un ambiente enfocado hacia el interior para que el cuerpo se mantiene lo suficiente para sobrevivir, pero no lo suficiente como para multiplicar.

La posición del ministerio quíntuple es no ser en lo alto perorando ante una audiencia más adelante, pero para ser la base sobre la cual se establecieron los santos están equipados para la obra del ministerio del Evangelio del Reino de Dios.