Vencer a un Gigante No Es Suficiente

Vencer A Un Gigante, No Es Suficiente

Diariamente se levantan situaciones difíciles en nuestras vidas, las cuales nos parecen imposibles de atravesar.   En estos momentos debemos de armarnos de valor, determinación, fe y seguridad en quien hemos creído para poder pasar en victoria, cualquier crisis o situación que trate de impedir nuestro avance. Sin embargo,  hemos visto como personas han dejado de luchar, se han rendido y nos preguntamos, cual fue la razón.  Creo que no entendieron que el Vencer  A Un Gigante, No Era Suficiente, es necesario seguir luchando para continuar obteniendo nuevas victorias, las cuales, se obtiene con la ayuda de Dios.

Panorama

David era el hijo menor de los ocho hijos de Isaí (Jesé) y nació en Belén.   Pastoreaba las ovejas de su padre de manera fiel y responsable.  1 Samuel 16:19, 16:34

Al ser el hijo menor era subestimado y malentendido por sus hermanos,  hasta se olvidaron de él, al momento de ofrecer sacrificio, cuando Samuel le indicó a Isaí que reuniera a sus hijos.  1 Samuel 17:28, 16:5,11
Quizás por eso David dice:
“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”. Salmos 27:10

Escogido

El profeta Samuel fue enviado a ungir a la persona que Dios había designado en su corazón.  Samuel mandó a Isaí a reunir a todos sus hijos para hacer un sacrificio, sin embargo, nadie se acordó de David que el menor de todos los hermanos.  Pero Dios se acordó de él, David era el elegido de Dios, era la persona que Dios había designado en su corazón, Samuel se había impresionado con los demás hijos de Isaí, pero Dios le dice a Samuel: “No mires a su parecer, ni  a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho;  porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.” 1 Samuel 16:7

Nadie Se Sentará a La Mesa

Una vez Dios te ha escogido, nadie podrá quitarte tu lugar, nadie se podrá sentarse a la mesa a disfrutar de los manjares hasta que tú llegues, nadie podrá adelantarse, porque ese lugar te pertenece.   Por eso Samuel le dice a Isaí: “Envía por él (David), porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.” 1 Samuel 16:12

Con razón David se expresa de esta manera en el Libro de los Salmos 23:5: “Aderezas mesa delante de mí enpresencia de mis angustiadores;”.

Ungido por Dios

En el momento que David supo que Dios lo había escogido, le dice en la segunda parte del Salmos 23:5 “Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando”. Qué alegría debió haber sentido David en este momento tan impresionante, al saber que Dios estaba pendiente de él, aún cuando su familia lo había olvidado por completo. De este momento en adelante David fue otra persona, su vida ha cambiado.  Quizás seguiría, por un tiempo pastoreando las ovejas de su padre, pero él había sido marcado con la unción del Espíritu de Dios.

Es tan grande lo que había sucedido, que los criados le dicen a Saúl, que busque una persona que toque el arpa para que aparte el espíritu maligno que había sobre él y la persona que le recomiendan al rey, era David.  Hasta los criados estaban conscientes que había algo distinto en David.

Muchos dicen que van a cantar coros ungidos o canciones de unción, pero la canción, no es la que esta ungida, sino el que la canta.

La diferencia la hace el ungido de Dios.  Si has sido ungido por Dios con su Espíritu Santo, habrá una diferencia que marcará a las personas que están a tu alrededor. David tocaba el arpa y la unción con que tocaba el instrumento era lo que hacía, que el espíritu maligno se alejara.

Me imagino a David componiendo el  Salmos 23; analízalo por un momento y te darás cuenta de lo que él escribió.  Son palabras de una persona segura, que sabe de quién está hablando, con una relación profunda que va más allá de nuestro razonamiento.

1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Venciendo Al Gigante

Al David ser ungido fue llevado por un proceso de preparación, el cuál, permitió que David entrara y habitara en el palacio junto al rey. El tiempo que estuvo en el palacio, aprendió muchas cosas siendo el escudero del Rey (paje de armas).  Tuvo conocimiento del tipo de armas que se debían utilizar en un momento en específico, y cuál era el propósito de las mismas.

Escudero: paje o sirviente que acompañaba a un caballero para llevarle el escudo y las armas y para servirle.

Así que cuando David escucha el gigante, sabía con quien se estaba enfrentando, quiénes eran los enemigos y conocía la gravedad del asunto.

Todos estaban amedrentados y no sabían qué hacer, porque el gigante estaba pidiendo a un hombre que se parara de frente y luchara contra él. Era un reto muy grande y una responsabilidad que debía asumir la persona que aceptara el reto.

David tomó el asunto de manera personal.   El pudo haber ignorado el problema;  no era soldado, no estaba entrenado para ese tipo de situación y no era su responsabilidad.  Pero decidió “Ser La Diferencia”, “El Cambio”, decidió hacer algo a favor del pueblo y ser un representante divino.

Los gigantes son enemigos a los que hay que vencer, porque de ello depende recibir tu recompensa. 1 Samuel 17:26
Ellos te ensenan a ser humildes, te hacen ver tus errores, te critican y te ayudan a formar tu carácter.

David pudo vencer al gigante, porque había vencido al oso y el león en lo secreto.  David en el lugar del anonimato, donde no había mucho reconocimiento, pudo vencer las más grandes batallas.

  • Venció al león que ataca por la espalda y de improviso, rugiendo para intimidarte, buscando el momento de debilidad, cuando estas solo.
  • También venció al oso que se levanta de frente y con gran fuerza.
  • Nunca permitió que se comieran una de las ovejas de su padre, fue responsable y confió siempre en Dios, que lo cuidaba y lo protegía en los momentos de dificultad.
  • No se quejó con su padre por haberlo hecho responsable de sus ovejas, no huyo de la situación, al contrario, David vio una oportunidad para acercarse más a Dios, relacionarse más con él, habitar en su presencia y confiar su vida al Señor.

David usó el arma que él sabía que podía manejar, el instrumento con que enfrentaba a las fieras para que no se acercaran al rebaño.  El sintió la responsabilidad de cuidar al pueblo como si él fuera el pastor y ellos las ovejas.

Una persona que está ungida y llena de la presencia de Dios, conoce quien es Dios y está seguro que Dios le dará la victoria.  Esta puede pararse frente al gigante y comenzar a declararle lo que va a sucederle, porque ha creído en lo que Dios le ha prometido.

Vencer A Un Gigante, No Es Suficiente

No es suficiente vencer a un gigante, porque la vida te traerá más retos, tropiezos y dificultades.  Necesitamos entender que seguirán levantándose gigantes y muchas veces un tras otro, pero no podemos olvidar que el “Poderoso Gigante”, “Dios Eterno” y “Todopoderoso” está de nuestro lado y has sido ungido para derribar gigantes y conquistar.

Ahora bien,  ¿Por qué 5 piedras?

“Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo.”  1 Samuel 17:40

¿Alguna vez se ha preguntado por qué David escogió cinco piedras lisas del arroyo? El solo necesitaba una para matar a Goliat el filisteo ¿Seria que David tenia dudas? ¿Acaso pensaba que iba a fallar y necesitaba algunas piedras extras por si acaso?

Resulta que como Goliat había cuatro gigantes más y David, al poner 5 piedras en su saco pastoril, estaba preparado para vencer a cada uno de ellos. 2 Samuel 21:15-22

Lo curioso de esto es que David, no fue el que derrotó a estos gigantes, fueron sus valientes.  Estos valientes juraron defender a David y dar su vida por él.  Ellos no permitieron que David volviera a luchar, porque ellos lo harían por él.  La única forma que te vas a poder rodear de valientes, que den su vida por ti, que estén tan apasionados, que sean capaces de entregarlo todo y unirse a tu causa, es habiendo demostrado de que estás hecho.  Ellos deben de haber visto tu valentía, tu coraje, tu pasión, tu devoción y la unción de Dios sobre ti.

* Los Valientes de David – 2 Samuel 23

Elegidos Por Dios – 3ra Parte

Elegidos Por Dios 3ra Parte – Henry Tolopilo / J.MacArthur
-1ra Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-1ra-parte/
-2da Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-2da-parte/
-3ra Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-3ra-parte/

Elegidos Por Dios – 2da Parte

Elegidos Por Dios 2da Parte – Henry Tolopilo / J.MacArthur
-1ra Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-1ra-parte/
-2da Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-2da-parte/
-3ra Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-3ra-parte/

Elegidos Por Dios – 1ra Parte

Elegidos Por Dios 1ra Parte – Henry Tolopilo / J.MacArthur
-1ra Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-1ra-parte/
-2da Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-2da-parte/
-3ra Parte: http://www.bendecidosporunpacto.com/predicas/elegidos-por-dios-3ra-parte/