Los Dones de Ministerio

los dones de ministerio

1 Corintios 4:4-7“Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor. Hay diversas funciones, pero es un mismo Dios el que hace todas las cosas en todos. A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás.”

1 Corintios 12:27-31“Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo. En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego los que hacen milagros; después los que tienen dones para sanar enfermos, los que ayudan a otros, los que administran y los que hablan en diversas *lenguas.”

Efesios 4:11-13Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al *pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una *humanidad *perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.”

  • Apóstoles: Capacidad especial de llevar el evangelio a una región o grupo étnico donde no hay iglesia; un misionero. Es un testigo de Jesús a quien El ha comisionado para que establezca el fundamento de la Iglesia. Un apostolado se distingue por las señales y los milagros, es un ministerio sobrenatural.
    2 Corintios 12:12  “Las marcas distintivas de un apóstol, tales como señales, prodigios y milagros, se dieron constantemente entre ustedes.”
  • Profetas: Capacidad especial de relacionar la Palabra de Dios con una situación determinada, o de predecir el futuro. (ver dones motivacionales)
  • Maestros: Capacidad especial de comunicar la Palabra de Dios de manera sistemática y con precisión. (ver dones motivacionales)
  • Milagros: Capacidad especial de ministrar el poder de Dios en una medida extraordinaria. (ver dones espirituales)
  • Dones de sanidades: Capacidad especial de orar y ver que Dios obra sanidades milagrosas, tanto físicas como emocionales o psicológicas. (ver dones espirituales)
  • Ayuda: Capacidad especial para invertir los talentos en la vida y el ministerio de otros miembros del cuerpo de Cristo para aumentar así su eficacia.  Hacedores de camillas o La gloriosa brigada de camilleros
    San Marcos 2:1-12“Unos días después, cuando Jesús entró de nuevo en Capernaúm, corrió la voz de que estaba en casa. Se aglomeraron tantos que ya no quedaba sitio ni siquiera frente a la puerta mientras él les predicaba la palabra. Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralítico. Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús y, luego de hacer una abertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: —Hijo, tus pecados quedan perdonados. Estaban sentados allí algunos *maestros de la ley, que pensaban: «¿Por qué habla éste así? ¡Está *blasfemando! ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?» En ese mismo instante supo Jesús en su espíritu que esto era lo que estaban pensando. —¿Por qué razonan así? —les dijo—. ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: “Tus pecados son perdonados” , o decirle: “Levántate, toma tu camilla y anda” ? Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Él se levantó, tomó su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos. Ellos se quedaron asombrados y comenzaron a alabar a Dios.   —Jamás habíamos visto cosa igual —decían.”
  • Administración: Capacidad especial para supervisar el ministerio con eficiencia y eficacia.
    La palabra griega significa marcar el rumbo y asegurarse de que todos se mueven en la dirección del cumplimiento de ese rumbo.Este don supone eficiencia; plantea una tarea y establece un mapa para el cumplimiento de dicha tarea. Se preocupa de rematar los asuntos pendientes y los detalles, y de que todo el plan siga su curso.

    No se debe asignar responsabilidades a personas que no corresponden a su llamado.

  • Lenguas: Capacidad especial de comunicar un mensaje de Dios en una lengua desconocida dentro del contexto de la adoración pública. (ver dones espirituales)
  • Interpretación de lenguas: Capacidad especial de interpretar un mensaje en lenguas dentro de la adoración pública, y expresarlo en el idioma de los oyentes. (ver dones espirituales)
  • Evangelista: Capacidad especial de comunicar el evangelio de que las personas respondan de manera afirmativa y sigan a Cristo. Cuando predican o testifican, siempre habrá personas que vendrán al Señor.
  • Pastor: Capacidad especial de asumir la responsabilidad por el bienestar espiritual del pueblo de Dios. La palabra pastor es la misma que se utiliza para quién cuide de un rebaño.

 

Propósito de los dones de ministerio

Efesios 4:12-16“a fin de capacitar al *pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una *humanidad *perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas. Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro.”

Existen otras referencias que posiblemente describen otros cuatro dones.

1 Corintios 7:7“En realidad, preferiría que todos fueran como yo. No obstante, cada uno tiene de Dios su propio don: éste posee uno; aquél, otro.”

1 Corintios 13:3Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.”

1 Pedro 4:9“Practiquen la hospitalidad entre ustedes sin quejarse.”

  • Celibato: Don especial de permanecer soltero con el fin de dedicar más tiempo a Dios, a su obra, y a su pueblo.
  • Pobreza voluntaria: Don especial de renunciar a los bienes de este mundo por causa del evangelio.
  • Martirio: La gracia especial de ofrecer la vida misma como un testimonio del evangelio por los siglos.
  • Hospitalidad: Capacidad especial de atender al prójimo y satisfacer sus necesidades como lo habría hecho Cristo.

Los Dones Motivacionales (1 de 3)

los dones motivacionales

Estos son los que explican la motivación de las personas en la iglesia (Cuerpo) para servirse y bendecirse mutuamente.

Romanos 12:6-8 “De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.” RV60

“Dios nos ha dado a todos diferentes capacidades, según lo que él quiso darle a cada uno. Por eso, si Dios nos autoriza para hablar en su nombre, hagámoslo como corresponde a un seguidor de Cristo. Si nos pone a servir a otros, sirvámosles bien. Si nos da la capacidad de enseñar, dediquémonos a enseñar. Si nos pide animar a los demás, debemos animarlos. Si de compartir nuestros bienes se trata, no seamos tacaños. Si debemos dirigir a los demás, pongamos en ello todo nuestro empeño. Y si nos toca ayudar a los necesitados, hagámoslo con alegría.” LS

Estos son los dones motivacionales:

  • Profecía: capacidad especial de relacionar la Palabra de Dios con una situación determinada, o de predecir el futuro. La profecía tiene relación con dos acciones:
    • Anunciar: declarar la palabra de Dios hoy al corazón.
    • Predecir: es anunciar lo futuro.

La profecía en relación a los creyentes: los edifica, exhorta y consuela.
1ra Corintios 14:3 “Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.”

La profecía en relación a los inconversos: los convence y los conduce a un punto crucial en su vida que decide seguir a Cristo.
1ra Corintios 14:24,25 “Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado; lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros.”

  • Servicio: capacidad especial de ver y satisfacer necesidades practicas.

En la iglesia todos somos importantes:
San Lucas 22:24-27 “Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor. Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve.”

San Juan 13:4-9 “se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.”

  • Enseñanza: capacidad especial de comunicar la Palabra de Dios de manera sistemática y con precisión.

Mientras que el profeta hablara acerca de un momento determinado, los maestros son sistemáticos y se esfuerzan por hablar con precisión. La iglesia sufre cuando no hay precisión en la enseñanza.

Lucas describe que estudio diligentemente todas las cosas y estableció un orden de los sucesos relacionados con Jesús.
San Lucas 1:3 “me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden…”

Apolos tenía el don de la enseñanza.
Hechos 18:24-28 “Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo.”

  • Exhortación: capacidad especial de animar o inspirar a alguien que está viviendo circunstancias difíciles o desalentadoras.

Bernabé era una de esas personas que exhortan o animan a otros. Bernabé fue y vio lo que Dios estaba haciendo entre los gentiles y ministro a la congregación de creyentes. Él era el tipo de persona que podía abrazar a alguien o a una congregación y ministrarle de manera inspiradora. Tambien vio la necesidad de traer un maestro al lugar y fue en busca de Pablo.

Hechos 11:23-26 “Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor. Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor. Después fue Bernabé a Tarso para buscar a Saulo; y hallándole, le trajo a Antioquía. Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.”

El profeta, el maestro y el que exhorta (o anima) dependen de diferentes variables para comunicar su mensaje.

El profeta depende de su interacción con el Espíritu de Dios y la Palabra.

El maestro depende de su buen conocimiento y dominio del asunto que expone.

El que exhorta depende de una necesidad que surge y que él o ella puede aprovechar para animar e inspirar a las personas.

  • Repartir o dar: capacidad especial de ver y responder voluntariamente a las necesidades.
    Si tiene el don de dar, usted necesita recursos que dar, sea tiempo, sean finanzas, o sean habilidades. Quien tiene el don de dar reparte los recursos con buena disposición. Esta persona nunca da a regañadientes, porque Dios le ha concedido el especial gozo de compartir para beneficio del Cuerpo.

2da Corintios 8:7 “Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.”

2da Corintios 9:7-8 “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; ”

2da Corintios 9:12-13 “Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos;”

  • Presidir: capacidad especial de establecer la dirección y unir a las personas para el cumplimiento de la obra de Dios.

El liderazgo es la habilidad que el Espíritu da para ayudar a establecer la dirección y unir a las personas para el cumplimiento de la obra del Señor. Los líderes o los que presiden hacen posible que el cuerpo de Cristo se mueva hacia ideales comunes, y se ocupan de edificar un pueblo de Dios que complazca al Espíritu del Señor. El líder ayuda a las personas a moverse para cumplir metas que Dios tiene para ellas.

  • Misericordia: capacidad especial de ayudar a otros y presentar la redención y la sanidad interior que pueden tener en Jesucristo.

A menudo hay necesidades críticas cuando se enseña o cuando las palabras de cualquier otro no son suficientes, entonces se necesita el don de misericordia. Cuando alguien tiene una enfermedad terminal, la persona indicada para ofrecer ayuda no es el profeta, ni el maestro, ni el que exhorta. Es más bien la persona que puede mostrar misericordia, inspirada en el ejemplo de Cristo.