Cosas Que Aprendí Desde Temprana Edad

1. Cuando joven aprendí que debía de trabajar y estudiar, pero nunca comprometer el tiempo que me reuno con mis hermanos en el templo.

“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!… Porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.” Salmos 133:1,4

2. Aprendí que había que escudriñar la biblia, porque ella me enseña quien es Jesus y el conocimiento de él me da libertad, que el Espíritu Santo me enseña, pero debo de leerla y reunirme con aquellos que les gusta. Porque la fe viene por el oír

  • “Escudriñad las Escrituras… ellas son las que dan testimonio de mí;” S. Juan 5:39
  • “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” S. Juan 8:32
  • “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.” Salmos 122:1
  • “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Romanos 10:17

3. Agradezco a Dios por las decisiones que tomé en mi juventud, y puedo entender lo que David declara:
“Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.” Salmos 37:25

4. Jesús hablo claramente diciendo, de aquellos que son perseverantes, consistentes y permanecen en él:
“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.” S. Juan 15:7

5. David también hace una declaración poderosa indicando que los que permanecen, son aquellos que realmente confían en Dios.
“Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre.” Salmos 125:1