La persona del Espíritu Santo

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

El Espíritu Santo es una persona, no es meramente una presencia, una actitud, una atmósfera, un ambiente; Él es otro de la misma clase de Jesús.
El Padre está en los cielos, el hijo está sentado a la diestra del Padre, y el Espíritu Santo está llamado a estar a nuestro lado para siempre.

El llamado del Espíritu Santo a estar al lado del creyente se divide en tres partes:

  • El Espíritu Santo está dentro de nosotros. El propósito de vivir dentro de nosotros es guiarnos a toda verdad.
    Juan 16:13-Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.
  • El Espíritu Santo está llamado a vivir con nosotros.
    Juan 14:17-El Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estar en ustedes.
  • El Espíritu Santo está llamado a venir sobre nosotros. La razón por la cual el Espíritu Santo viene sobre nosotros es para darnos la habilidad de ser testigos poderosos de Jesús.
    Hechos 1:8-Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Cuando Jesús estaba en la tierra, tenía una limitación, y está era un cuerpo físico, solo podía estar con sus discípulos como hombre. Pero ahora, debido a que el Espíritu Santo no está limitado por un cuerpo físico, Él si puede estar en nosotros, con nosotros y sobre nosotros. Estamos llenos y rodeados de Él por todos lados. Por esto fue que Jesús dijo: “yo no los dejaré huérfanos”. No estamos solos, ni por dentro ni por fuera, ni por arriba, ¡amén!

Juan 14:18-No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

Resumen
El Espíritu Santo es más que una presencia, un aroma; su presencia es la evidencia de su persona. Puede venir a nuestra vida y manifestar su naturaleza en diferentes formas: como agua que refresca, como un fuego que purifica lo malo de nuestra vida, aun como un viento que se mueve de repente. El Espíritu Santo es una persona que está llamada a estar en usted, con usted y sobre usted. Si abraza esta verdad, su vida cristiana cambiara automáticamente, instantáneamente, y cada parte de su corazón va a estar satisfecha. Ésta es una revelación que muy pocos creyentes tienen; por eso su vida está llena de pecado, tristeza y falta de poder.