La Verdad Sobre “Horrenda Expectación de Juicio” Hebreos 10

“Porque si pecaremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.”

Hebreos 10:26-27

Hay algo aquí que se está malinterpretando.

Muchos religiosos manipuladores utilizan estos versos bíblicos para condenar a todos los que ellos ven que han pecado.  Juzgan según lo que ven, poniéndose ellos como fariseos señaladores de las debilidades y errores de los demás para sentirse superiores a todos, como si fueran super-cristianos y utilizan la escritura para golpear y herir sin importar el daño que hagan.  Siguen así, hasta que les ocurre lo mismo y entonces los ves diciendo que son humanos débiles, pero nunca dijeron lo mismo de las demás personas que intentaban acercarse a Dios y sus debilidades se los impedían.

Este verso NO se refiere a aquel que ha cometido errores, que intenta y sus pasiones en ocasiones lo domina.

Si leemos un poco antes en Hebreos 10:8-12, dice así:

Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley).  He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último. En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;  pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.

Primero, vemos que el sacrificio requerido por el pecado, Cristo lo hizo mediante su cuerpo una sola vez y para siempre.  Así que el problema del pecado, ya fue resuelto como lo dice en Hebreos 10:17 “Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones”.

Entonces, ¿a qué se refiere el autor de Hebreos con los versos que leímos al principio (Hebreos 10:26-27)?

Debes de leer un poco más adelante en el Hebreos 10:29 que dice así: “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?”

Aquí se muestran varios puntos interesantes:

  • Primero menciona que la persona pisotea al Hijo de Dios.
  • Segundo dice que la persona tiene por inmunda la sangre del pacto.
  • Luego dice que hiciere afrenta al Espíritu de gracia.
  • Sobretodo en el verso 26 dice que la persona ha recibido conocimiento de la verdad.

Así que NO se refiere a una persona peca y ya, porque como vimos anteriormente el problema con el pecado fue resuelto.  Lo que estamos viendo aquí es una persona que tiene total conocimiento de lo que hizo Cristo en la cruz del calvario que  rechaza y desprecia de manera voluntaria al Hijo de Dios, menosprecia la muerte de Cristo e insulta al Espíritu de Dios.

El escritor menciona, que todo esto fue lo que nos trajo el perdón de pecados y no hay otra forma de poder ser librado del Juicio Divino.  Si lo rechazas, ignoras y desprecias habiendo recibido el conocimiento de la verdad, no podrás escapar de la ira divina.

¿Por qué lo escribo?

Porque la manera que se suele traer estos versos bíblicos nos hace pensar que no podemos fallar, porque sino estamos condenados.  Porque lo traen de tal manera que pensamos que Dios está con un látigo esperando que falles para azotarte.  Porque lo utilizan para manipularte y hacerte dudar de la salvación que has obtenido en Cristo.  

Versión Traducción Lenguaje Actual (Hebreos 10:26-29)

26 Si seguimos pecando después de haber conocido la verdadera enseñanza de Dios, ningún sacrificio podrá hacer que Dios nos perdone.

27 No nos quedaría más remedio que esperar, con un miedo terrible, el juicio final, que es cuando los enemigos de Dios serán destruidos con fuego ardiente.

28 Si en un juicio dos testigos afirman que alguien ha desobedecido la ley de Moisés, los jueces no le tienen compasión a esa persona y ordenan su muerte. 29 ¡Imagínense entonces el terrible castigo que recibirán los que desprecian al Hijo de Dios, y los que dicen que su muerte no sirve para nada! Los que hacen eso insultan al Espíritu de Dios, que los ama, y menosprecian la muerte de Cristo, es decir, el nuevo pacto por medio del cual Dios les perdona sus pecados.

 

Un manipulador y religioso lo conocerás, porque uno de los versos bíblicos que más cita es éste:  

¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!  – Hebreos 10:31