Libres de las 5 Cárceles del Alma

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

A través del nombre de Jesucristo nosotros somos libres de toda prisión a nivel del espíritu.

Utilizamos la palabra prisión abarcamos a aquello que encarcela y une que detiene la voluntad y hasta físicamente a una persona.

Apocalipsis 12:11 – Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Hay cinco áreas de esclavitud por causa de vivir fuera de la voluntad del señor, usted tiene que saber en cuál de estas ha sido preso, y determinarse a salir.

  • Cárcel de enfermedad
  • Cárcel de vicios
  • Cárcel de mentira
  • Cárcel de temor
  • Cárcel de la duda

Dios a través de su palabra y en el nombre de Jesucristo, le da total autoridad para salir de esas cárceles las mismas fueron abiertas no pueden retenerle.

1 Juan 3:8 – El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

Usted está destinado para tener vida en abundancia en Cristo. Nunca perderá, sino que siempre ganará. Sea lo que sea, usted es más que vencedor.

Romanos 8: 35-37 – ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

La Necesidad de ser Libres

La vida de todos los seres humanos está atrapada por cualquier clase de estas operaciones. Por eso al comenzar la vida con Dios es necesario cubrirse con la sangre de Cristo, y renunciar salir de toda prisión, para cumplir el propósito de Dios y disfrutar a vida con Dios plenamente.

Su renuncia es el paso para salir de la cárcel pues ya la misma está abierta, Ninguna fuerza tiene poder para retenerlo. Todo ya ha sido derrotado por Jesucristo a través de su muerte en la cruz; también son derrotados por quien pone la fe en Dios, y en su Poderosa Palabra.

Cárceles de Enfermedad

Hay personas que tienen enfermedades que no son causadas naturalmente, sino por cárceles en las que sus familias ya estuvieron.

La Biblia está llena de ejemplo en que el Señor sacó a personas de prisiones de dolor físico y enfermedades que les tenían en dolor y en opresión.

Jesucristo la Biblia dice que llevó su cuerpo todas las enfermedades del cuerpo físico, es decir él ya estuvo en esa cárcel y la abrió por dentro.

Cárcel de Vicios

Otra área importante en la vida de las personas incluye ser libre de viejos. Los seres humanos saben del daño que hace el cigarrillo, el alcohol, la marihuana, la cocaína, todos los ácidos y las pastillas o estupefacientes. A pesar de esto, muchos no toman conciencia del daño y destrucción de su cuerpo, aunque saben que están autodestruyéndose poco a poco.

El problema es que existe una fuerza superior que controla los sentidos y apetitos de los seres humanos, les crean ansiedad y desesperación por el vicio, y sólo el poder de Dios en el ser humano puede liberarlo de todo vicio. Usted nunca puede pensar que no es posible superar o abandonar vicios y malas costumbres, recuerde que usted tiene la genética de Dios y todo le es posible. Necesita saber que la cárcel de vicio es y ya ha sido abierta en usted está la decisión de salir de la misma, nunca acepte el vicio como normal.

Cárcel de Mentira

Las cárceles de mentira y engaño son sumamente peligrosas, porque ellas han logrado infiltrarse en lugares claves en el mundo; como la religión, la política, y los tratamientos bajo manipulación para cambiar a las personas. En éstos el ser humano no alcanza la plenitud de libertad, sino que vive bajo la mentira y la hipocresía; por eso Jesucristo habló de una verdadera libertad.

Creer en Jesucristo no es ni religión, ni ningún movimiento de fuerza humana, sino un movimiento de poder y transformación verdadera, donde no hay lugar para el engaño.

Cárcel de Temor, Miedos, Fobias

Millones de personas viven bajo la opresión de la cárcel del temor. La Palabra de Dios revela que el temor domina muchísimas vidas en esta tierra. Esta cárcel tiene un efecto contrario a la fe. Quien vive preso de esta cárcel de temor vive como consecuencia el cumplimiento de todo lo que teme. Tal como le ocurrió a Job, el patriarca famoso de la Biblia dijo: “lo que temí eso me ocurrió”. Y es que la cárcel de temor tiene tanto poder que destruye a los seres humanos, haciendo que les ocurra y se materialice todo lo que temen.

Las fobias son miedos irracionales, incontrolables y desproporcionados. Pueden suceder frente a objetos diversos, situaciones o personas, se caracteriza por la aparición de síntomas de ansiedad ante la presencia de algún objeto o situación concreta, lo cual suele dar lugar a conductas de evitación consistentes en huir de la situación temida.

Esto se ve en todos los ámbitos de la vida familiar, financiera, matrimonial, ministerial, profesional, en los estudios, y hasta en los más mínimos detalles. Es como la voz que dice que usted se caerá y usted lo cree, entonces termina ocurriendo. Usted encontrara en la Biblia cientos de textos donde Dios le dice a usted, “no temas”, porque el temor es contrario a la fe y es necesario que nosotros cambiemos el temor por la fe; entonces veremos los grandes resultados milagrosos en Dios.

Cárcel de la Duda

Esta es una cárcel que apresa poniendo en duda la Palabra Dios de bien y amor, es una cárcel anti Biblia, anti familia, y anti fe genuina. Persigue la verdad de la Palabra de Dios presentándola como relativa, cuando la verdad de Dios es absoluta.

Usted es todo lo que Dios dice que es, puede todo lo que Dios dice que puede y tiene todo lo que Dios dice que tiene.

Resumen

Alcanzar libertad es lo importante en la vida. Un principio importante nos enseña “Eres esclavo o eres un libertador”. Pues usted no nació para ser un esclavo prisionero de ninguna cárcel, si no libre y libertador. La buena noticia es que Jesucristo tomó las llaves y abrió las cárceles una a una y usted ya no tiene que estar allí.