Tiempos de Reforma: El Día que El Reino Comenzó a Avanzar

Tiempos de Reforma

El día 26 de junio de 2015 se hace constitucional en el gobierno de los Estados Unidos el matrimonio entre el mismo sexo. Los que apoyan por su puesto esta alegres y los que no están hablando como si fuera el fin del mundo.

La realidad es que lo que ha pasado es el simple resultado de la condición de la sociedad humana, pero ¿debería preocuparnos esto? Mi respuesta es no, aunque si comenzarán a ocurrir muchas cosas y esto me llena de grandes expectativas, ya que los tiempos de reforma comenzaron. Tenía que ocurrir para que la iglesia comenzara a moverse, para que comenzara a unirse, para que comenzara a desarrollar el sistema del gobierno del Reino.

Existen muchas personas que son parte del cuerpo de Cristo afectadas por la noticia, y el problema es que viven su vida basada en lo que establece el gobierno terrenal y están totalmente desconectado del gobierno celestial.

Escucha las palabras que Jesús dijo: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.”Juan 18:36

Aunque las palabras fueron dichas en el momento antes de su crucifixión, existe unos principios los cuales el establece y deja bien claro.

Mi reino no es de este mundo. Reino significa sistema de gobierno y mundo sistema.

El reino de Dios es un sistema de gobierno que no es afectado por el sistema de gobierno terrenal, aún más, el sistema de gobierno celestial tiene servidores listo para pelear si tuviera que hacerlo.

Les mencionaré varios versos bíblicos para que puedan entender que no somos una entidad religiosa, somos representantes de un Reino (de un gobierno).

Mateo 6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

En la oración modelo que Jesús nos entregó menciona que debemos pedir que venga el reino de Dios y que como en el reino del Cielo se hace su voluntad, así también se haga en la tierra (reino de los hombres).

Marcos 3: 24-27 Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa.”

Es interesante los principios que podemos ver aquí, pero la ignorancia con que la iglesia enseña esto. Este verso lo utilizan para reprender y hablar de demonios ignorando lo que Jesús esta diciendo.

Principio: “Un reino dividido contra sí mismo no puede permanecer”

Has escuchado la frase “Divide y Conquistarás”, pues esto es lo que Jesús hablaba en este verso. Una vez que están divididos, entonces debes atar el hombre fuerte y luego entras a la casa o lugar donde está establecido a saquear todo.

  • Jesús establece este principio para un reino que también le denomina casa.
  • Los reinos que no prevalecen es porque están divididos
  • Hombre fuerte se refiere a lo que protege a este reino, lo más difícil, en lo que ellos confían.
  • Atarlo antes, indica que debes tener una estrategia para ir detrás de aquellos que ellos confían y dejarlos sin posibilidades.

Un poco más sobre “Divide y Conquistarás”.

Divide y conquistarás, es un clásico en las estrategias del arte de la guerra para debilitar y someter a los pueblos.

¿En qué se basa esta estratégia?

  • Crear conflictos internos en los países objetivo.
  • Patrocinar movimientos separatistas para debilitarlos.
  • Promover guerras de independencia para agotar los recursos de gobierno y separatistas.
  • Prestar dinero para comprar armamento a ambas partes.
  • Vender el armamento para la guerra a ambas partes.
  • Esperar a q se aniquilen mutuamente
  • Apoderarse de todo.

Un ejemplo a esto puede ser lo que hizo EEUU en américa latina a ido incitando y apoyando a que las fuerzas armadas tomen el poder en sus respectivos países para luego enfrentarlos entre si. Uno de los mas conocidos es el caso de Chile y Argentina, llegando casi a una confrontación militar entre ambos países.

Esta es la razón principal del porqué de la oración de Jesús al Padre antes de irse.

Juan 17:14-16, 18 “Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.”

Juan 17:20-22 “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.”

¡Que poderoso es lo que Jesus declaró en la tierra! Tenemos una gloria especial para que seamos uno, como el Padre y el Hijo son uno. La gente creerán en Jesus cuando nosotros su iglesia, seamos uno.

En su oración Jesús enfatizó que “no somos del mundo” ni de este sistema de gobierno, debemos tener esto claro, porque tú obedecerás al sistema con el cuál te identificas.

Si dices: “esto está malo”, “la economía está mala”, “esto va de mal en peor”, “que podemos hacer ahora con este gobierno”, entonces estás declarando que eres parte de este sistema terrenal.

Vamos a ver varios versos bíblicos que nos ayudarán a crear una nueva mentalidad sobre nuestro lugar de procedencia.

Hebreos 11:13-16 “Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.”

Apocalipsis 1:6 “y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.”

Efesios 2:19 “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.

Génesis 12:3 “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”

Hechos 3:25 “Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra.”

Gálatas 3:7-9 “Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.”

Todos estos versos te muestran el pensamiento de Dios para nosotros. A través de la fe, somos una familia de reyes y sacerdotes, somos la familia que Dios le prometió a Abraham por medio de la fe en Cristo Jesus.

Como familia somos ciudadanos de una ciudad que está regida por códigos y principios eternos para el bienestar de todos, somos una ciudad cuyo Arquitecto y Constructor es Dios.

Como un reino, una ciudad y una familia tenemos nuestro propio gobierno, por eso, la palabra nombra a Jesús como Rey de Reyes y Señor de Señores tenemos nuestra propia constitución, nuestra propia economía, nuestro propio sistema de salud, nuestro propio sistema de educación, etc. Es el deseo de Dios que estemos unidos y seamos uno, porque de esta manera podremos establecer el Reino de Dios en los corazones de cada una de las personas.

Es tiempo que ajustarnos a las leyes de nuestro gobierno y vivir bajo estas. Entonces, las cosas comenzarán a cambiar, porque lo que Dios desea es nuestro bien, para eso nos creo, para recibir toda la bendición del Cielo. Por eso, en Efesios 1:3 dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo…”.

Este es nuestro tiempo, estos son Tiempos de Reforma.

¡Bendiciones!