El Problema de una Vida Fragmentada

un pensamiento fragmentado

El mayor problema puedes tener es una vida fragmentada.   Claro que si piensas de manera estructurada y logras unir todos estas piezas no tendrías ningún problema, pero la mayoría de las veces crees que eres una persona dividida.

Por eso, es importante que entiendas, que eres un Espíritu dentro de un cuerpo.  Que te crearon en la eternidad con la imagen divina, y luego te formaron.  Te hicieron completo y bendecido.  Te diseñaron con el propósito de fructificarte y multiplicarte, te hicieron señor y te dieron autoridad para gobernar.  Naciste y te sentaron en lugares celestiales.  Que eres bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, quien es el molde y modelo.

Génesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.  Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Genesis 2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.”

San Juan 1:12-13Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” 

Efesios 1:3-5 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,

según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad…”

Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Pero ¿por qué no se ha manifestado, en todas las áreas de tu vida ésta realidad?

Por que tienes una vida fragmentada y piensas que eres así.  Entonces crees que Dios y su reino trabajan en una área de tu vida y en otras no.

Crees que fuiste bendecido en tu parte espiritual, pero no en tu área financiera, o en la familiar, pero no en la matrimonial, etc.  Pero todavía no logras entender que eres tú.  Qué tu eres un espíritu dentro de un cuerpo, y que ya posees toda la bendición de Dios y no hay más bendición, porque tienes TODA LA BENDICIÓN DE DIOS, porque él te bendijo.

Piensas que la bendición de Dios está en una área de tu vida, pero no piensas que tú eres el bendecido, y que donde vayas, ese lugar debe de prosperar, porque un bendecido llegó a ese lugar.

Piensas que Dios puede bendecir tu matrimonio, pero no ves, que has sido bendecido, y por esa razón, tu matrimonio está bendecido.  No importa las áreas que puedas mencionar de tu vida, el bendecido eres tú.

¿Por qué tienes una vida fragmentada?

Como tienes muchos roles y muchas responsabilidades, esto te permite organizarte y crear una estructura, pero te ha hecho daño al pensar que eres así y dejas de verte como realmente eres y como Dios te ve.   Una cosa es lo que haces y otra cosa es lo que eres.  Muchas veces piensas que eres lo que haces y es ahí que comienzas a tener un pensamiento fragmentado sobre quien eres.

Dios siempre ha hablado de ser íntegro y de ser una sola pieza.  El apóstol Pablo te dice que estas completo en él, y en él no te falta nada.

Colosenses 2:10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.”

Otra vez, si Cristo es la cabeza, la iglesia es el cuerpo y cada uno de nosotros somos miembros de ese cuerpo, entonces toda la potencia de Cristo está en todo el cuerpo, que somos nosotros.

Ahora, si esto es una verdad, que lo es, entonces ¿por qué no ves manifestado todo lo que eres?

Debes entender que Dios se manifiesta de acuerdo al conocimiento y a la revelación que tenemos de las cosas.  Si te ves de una manera, pues así se manifestará.

Proverbios 23:7 Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.”

Por ésta razón Jesús nos dice que debemos de “buscar el reino de Dios y su justicia”, porque cuando buscamos conocer el reino y su justicia, entonces se nos revela.  Hay un refrán que dice: “el que busca encuentra”.  Jesús lo dice de esta manera: 

Mateo 7:8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.”

Por eso, es que el apóstol Pablo oraba sin cesar, esta oración:

Efesios 1:17-23 “para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,  alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,  y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,  la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;  y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.”

La iglesia está llena de personas fragmentadas, líderes y ministros fragmentados en su pensamiento, llenos de unción y de poder en unas áreas, pero carentes en otras.  Ministerios poderosos con familias desechas, líderes exitosos con sus finanzas arruinadas, excelentes hombres de negocios, pero con sus hijos abandonados.

¿Cómo es posible que esto ocurra?  Simplemente, porque crees en Dios con una mente fragmentada.  Aún más piensas que Dios va a hacer las cosas, y no que Dios, ya lo hizo.  Este pensamiento ha castrado el potencial de muchas personas, limitándolos a una espera perpetua de lo que Dios hará, sin dejarlos ver que ya Dios hizo y él está esperando a que vayas y hagas.

Estas fueron las palabras de Dios a Josué:

Josué 1:2-9 “Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.  Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.  Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.  Esfuérzate y sé valienteporque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Observa como Dios le habla a Israel sin dejar una área de su vida fuera, porque el enfoque es que eres un Bendito de Jehová:

Deuteronomio 28 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir…”  Te invito a que leas todo el verso bíblico: Deuteronomio 28:1-13

Por último, no limites a Dios con tus pensamientos sobre ti mismo, alinea tus pensamientos a los de él. Puedes lograr vivir una vida plena y al máximo.  Aunque pienses de manera fragmentada, Dios no te vé fragmentado.  Eres bendecido, estás completo, eres una obra terminada, tienes toda la potencia de Dios dentro de ti.  Él te ha dado toda autoridad.

Jesús oró así en San Juan 17:22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.”