Viviendo en mi Genética Divina

VIP - Discipulado
Centro Cristiano Bet-el, Dorado Puerto Rico

Hay una influencia hereditaria que afecta nuestras vidas y es la atadura de la parentela. Generalmente, tendemos a repetir ciclos familiares de lo vivido por nuestros padres, abuelos, bisabuelos, etc. pero, cuando nosotros aceptamos a Cristo, todo lo que venía envasado en nuestra genealogía es mudado, ya que con El recibimos su genética.

Génesis 12:1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.

Ahora bien, la poderosa influencia de las costumbres familiares creo en su vida formas, usos y costumbres que impusieron. Estas lo llevan a hacer cosas que no sabe siquiera porque y hacen que le sucedan cosas que nunca anheló.

Estos siclos trajeron como consecuencia herencia de pobreza, divorcio, pérdidas económicas, enfermedades, familias conflictivas, el descuido, el dolor y la enfermedad.

Sin embargo, usted ya sabe que tiene una genética divina y que no está destinado a aceptar los ciclos que se repitieron generación tras generación en su familia; pero debe estar dispuesto a confrontar toda costumbre que sea contraria a la palabra de Dios.

Romanos 8:15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Romanos 8:29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Juan 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Simplemente al conocer y creer la verdad, ésta le hace libre y todo lo que marcó sus generaciones de ahora en más, no tendrá que repetirse ni en usted ni en sus hijos pues ya no tiene acceso legal en usted.

Por lo tanto, si sus padres o abuelos tuvieron problemas de alcoholismo, matrimonios inestables, enfermedades mentales o físicas, ya no tiene que repetirlo, ni esperarlo, ni aceptarlo como normal, porque toda esa herencia es cambiada por el solo hecho de renunciarla.
No debe esperar ni aceptar ese mismo destino ni para usted ni para sus hijos, pues al aceptar a Cristo como nuestro Señor, Él interfiere en nuestra genealogía cambiando el destino que sus padres y abuelos diseñaron o aceptaron consciente o inconscientemente con decisiones y afectaron sus vidas y la de sus familias.

¿Cómo sabemos que existe algo que no es la voluntad de Dios para nuestras vidas? Lo sabemos, porque nos roba la paz, elimina la felicidad y trae dolor y sufrimiento.

Actividad Practica

Tome un tiempo de meditación y identifique y escriba cielos y formas operantes que marcaron su familia.

Resumen

Hoy, determino ligar mi vida y mis generaciones a la genética de Cristo, se que SOY UN HJO LEGITIMO DE DIOS y que, de ahora en adelante, todo cielo y herencia familiar que no estaban diseñados por Dios queda anulada legalmente, en el nombre de Jesús, Amén.